976 770 111
Avda. Zaragoza, 2
50180 Utebo, Zaragoza

Historia

Orígenes. Época romana


Mosaico romano datado en el siglo II que apareció al realizarse unas obras en una casa cercana a la Plaza de España. El original se encuentra depositado en el Museo Provincial pero puede admirarse una reproducción en el C.C. Mariano Mesonada, realizada por el Taller de Mosaico de ese centro.

El topónimo UTEBO proviene del latín OCTAVUS. Se ignora si anteriormente a la romanización hubo algún asentamiento en la zona.

El orígen romano iría ligado a la fundación de Caesar Augusta (Zaragoza), que diversos estudiosos sitúan en fechas comprendidas entre el 24 y el 13 a.C. El gobierno romano tenía un enorme interés en la buena comunicación entre sus provincias a través de una amplía red de calzadas. Estas calzadas iban marcadas con unas piedras (miliarios) que indicaban la distancia entre diferentes lugares de parada. Los miliarios iban numerados con números ordinales (primus, secundus...) y esta numeración subsiste en el nombre de varios municipios. Concretamente, en Aragón, los pueblos como CUARTE (QUARTVS), QUINTO (QUINTVS), UTEBO (OCTAVUS) o NUENO (NOVENUS). Utebo, concretamente, se situaba en la octava milla entre Caesar Augusta y Cascantum, en la importantísima calzada que unía Narbona y León, dos colonias romanas.

Está corroborado por que en torno a este miliario surgió algún tipo de construcción (villa de recreo o explotación agrícola), ya que se han encontrado restos arqueológicos (de los que hablaremos en el apartado de Arte). Sobre el posible hallazgo o existencia del miliario, todo son hipótesis sin corroborar.

Edad Media

Sobre el Utebo de la época visigótica y del Islam no se sabe nada en la actualidad.

Siglo XII
Tras la Reconquista definitiva de Zaragoza por Alfonso Primero el Batallador (1118), cae en sus manos también toda la zona de influencia de la ciudad. Se menciona a Utebo en documentos oficiales de 1131 y 1133 y 1158. Utebo formaba parte de la llamada “Dominicatura de Zaragoza”, compuesta por quince pueblos sometidos a la ciudad en los aspectos político, judicial y de organización interna.

Siglo XIIII

Se conoce en este siglo que la parroquia de Utebo forma parte del Arcipestrazgo de Zaragoza. Dado que en esta época aún no se ha construido la iglesia actual (comenzada en el XVI) es probable que existiera una iglesia anterior en Utebo (probablemente románica), de cuyos restos no hay mención alguna. Un documento del año 1250 demuestra posibles problemas con los riegos, que en Utebo dependían de la acequia de la Almozara, subsidiaria del Jalón.

Siglo XIV

Las noticias sobre Utebo continúan siendo fragmentarias: En 1371 varias propiedades de Utebo pertenecen a la abadía cisterciense de Nuestra Señora de Rueda, según un documento conservado en el Pilar. También existe noticia de una recaudación de impuestos del año 1374. En este mismo siglo, y en un documento conservado en el Archivo de La Corona de Aragón, aparece el pago de multas correspondientes a dos homicidios cometidos en el pueblo, documento examinado por Jaime Latas. Por su parte, Castillo Genzor cita que en el año 1350 se encarga al cura de Monzalbarba la vicaría de Utebo, al encontrarse esta temporalmente vacante.

La población del municipio se estima en 115 habitantes (aproximadamente).

Siglo XV
Utebo aparece mencionado en una sentencia de la Casa de Ganaderos.

Edad moderna y contemporánea

Siglo XVI

Poseemos documentación fundamentalmente referente a la construcción de la Iglesia y la torre. En el año 1566 se sabe también que de la Iglesia de Utebo y de su vicario dependía la ermita-santuario de la Sagrada, edificada en la misma orilla del río.

Tanto Castillo Genzor como Jaime Latas sitúan la huida del joven Justicia Lanuza y de otros nobles afectados a Utebo durante las alteraciones de 1591, antes de ser apresado por las tropas de Felipe II. También se sitúa en Utebo un presunto acuartelamiento de las tropas levantadas en Zaragoza con este motivo, que huirían ante la llegada del ejército castellano.


El Justicia de Aragón, Juan de Lanuza.

Siglo XVII

Apenas hay noticias sobre este siglo, aunque llama la atención que la población, que en 1646 era de 255 habitantes, en 1775 haya bajado de nuevo a 180, mostrando una clara coyuntura adversa

Siglo XVIII

Utebo, hasta la fecha municipio perteneciente a la Dominicatura zaragozana, firma en 1721 una concordia con Zaragoza, que demuestra un primer intento de segregación o diferenciación de la capital. En 1762 se solicita a Carlos III una demarcación territorial señalizada del municipio, lo que se consigue en 1772. Un nuevo intento se produce en 1799, cuando Utebo exige por vía judicial la presentación de documentos que justifiquen su adscripción a Zaragoza. Zaragoza presenta un libro cabreo de 1505 en el que Utebo figura como propiedad de la ciudad. También en el S. XVIII se conserva en la Real Audiencia de Aragón un listado de familias Infanzonas, siete en 1768 y nueve en 1788. En 1768 se había producido un enfrentamiento entre el Alcalde y miembros de algunas de estas familias, referente al alojamiento de una tropa de soldados. En el año 1777 se produce la ampliación de la Iglesia (etapa de estilo barroco-clasicista).

La puesta en marcha del Canal Imperial de Aragón (1784) incrementa los caudales de la acequia del Centén , aunque el Canal provoca también problemas ya que los vecinos solicitan la roturación, reparto y distribución de las nuevas tierras de regadío, algo a lo que se oponían grandes propietarios y la Casa de Ganaderos de Zaragoza. Únicamente más adelante, con la creación de los Sindicatos del Canal se resuelve este problema, ya en el siglo XIX.

Siglo XIX

La Guerra de la Independencia parece venir acompañada por un total abandono del pueblo en 1808. Sin embargo, a partir de 1850 vemos como la población comienza un alza cada vez más decidida. En 1850 hay ya 585 habitantes, que se han convertido en 1.403 en el año 1900. Los datos demográficos ya son fiables, al haberse puesto en marcha en 1870 la Ley del Registro Civil. La mejora de los riegos gracias al Canal puede estar en la raíz de esta tendencia al alza, paralela y ligada a la de Zaragoza. A raíz de la pérdida de Cuba y la guerra previa, se introduce el cultivo de la remolacha azucarera en toda la zona del Canal, incluido Utebo. Este cultivo alcanzará una gran importancia en los años 20 del siglo siguiente.

Sabemos que todavía se nombran desde Zaragoza los alcaldes y concejales de Utebo, a propuesta de la propia localidad. Aunque las Cortes de Cádiz habían dado final teórico a los señoríos jurisdiccionales exentos a Utebo le queda todavía un largo camino por recorrer hacia esa independencia. Después de una gran riada del Ebro que afectó incluso al caserío de Utebo, se realizan dos intentos de deslinde o amojonamiento de Utebo, única manera de fijar los límites del municipio. En 1887 hay un nuevo intento, que termina con el abandono de los comisionados de Utebo ante la actitud de los enviados por Zaragoza.

En el siglo XIX nace y muere un hijo ilustre de Utebo, Don Pedro Cerrada (1815-1895), el Doctor Cerrada del callejero zaragozano, gran médico y fundador en 1887 del Colegio de Médicos de Zaragoza.

Siglo XX

En 1906 se produce el deslinde y comienza la andadura de Utebo como municipio independiente, con 17,78 km cuadrados de término propio., coronando un largo proceso cuya primera noticia data de 1721. En este siglo se produce el despegue del municipio, marcado por diferentes acontecimientos: a comienzos de siglo el alza del cultivo de huerta y remolachero, que provoca en Utebo una primera industrialización (con la fábrica de “Maquinaria Metalúrgica Aragonesa S.A.”, magnífico complejo industrial de finales de los años 20). En los años 50, la mejora en las vías de comunicación con la inauguración de la vía férrea influye en que la posición estratégica del municipio sea cada vez más importante.


Antiguo paso a anivel con barreras en la Avenida de Zaragoza

Del año 50 al 75, Utebo duplica su población (2.652 hasta 5.005 habitantes), siendo estas décadas las de mayor crecimiento demográfico de toda la historia del municipio. Al tradicional desarrollo agrícola y ganadero se suma la industria como motor del municipio: el desarrollo de los polígonos industriales, la instalación en Figueruelas de la General Motors, Alcampo... son varios los factores que provocan este continuo aumento de la población, motivada por la llegada de gran número de emigrantes que se suman al crecimiento vegetativo, especialmente en los años 60 y 70. A partir de los años 40, la población va saltando la barrera de la vía del tren y comenzando su expansión actual, en terrenos antiguamente agrícolas de poco valor.


Agricultores de Utebo en plena faena

En los 80 y 90, el aumento viene también marcado por la llegada de población foránea, si bien ya no se busca tanto un trabajo en las industrias cercanas como una mayor calidad residencial (pisos más baratos que en Zaragoza, buenos servicios, cercanía a la capital, etc.)

Como hijos ilustres de este último siglo, destacar la figura de Félix Cerrada , médico, hijo de Pedro Cerrada y Alcalde de Zaragoza, ciudad en la que instituyó la Casa de Socorro (nacido en Hernani). También monseñor Mariano Salillas, una de las personalidades más importantes del clero aragonés de este siglo. El jotero Manuel Candau, el Utebo F.C. de los años 20, el escritor, poeta y periodista Gil Bel o Mariano Berdejo Casañal (Secretario de los Ayuntamientos de Zaragoza y Madrid y escritor aficionado).

 

Subir